Las voces del futuro también tienen espacio en la nueva Constitución