“¡Chuta, ya tengo mi casa!… ahora puedo irme a dormir tranquilo”